Lectura fácilCuando hablamos de lectura fácil nos referimos a libros, documentos administrativos y legales, textos informativos, páginas web… con unas directrices concretas. Estas directrices las marca la IFLA (International Federation of Library Associations and Institutions) y la Inclusion Europe en cuanto al lenguaje, el contenido y la forma. La ALF revisa los materiales de Lectura Fácil y los valida con el logo LF.

La lectura fácil es una herramienta de la accesibilidad cognitiva. Con ella se crean y adaptan documentos para que sean más fáciles de comprender. La lectura fácil no sólo afecta al texto, sino también a las ilustraciones, diseño y maquetación. En definitiva, la lectura fácil hace que los textos tengan un lenguaje sencillo y claro.

Hoy en día hay muchas entidades que están elaborando noticias, libros y documentos en lectura fácil. Es más, existen diferentes niveles de lectura fácil. En muchas ocasiones se incluyen imágenes, dibujos o pictogramas (imagen más palabra que define lo que aparece en imagen) para hacer una asociación de ideas más fácil de comprender el contenido que se está leyendo.

A quién se dirige la lectura fácil y por qué

Generalmente la lectura fácil va dirigida a las personas con dificultades lectoras transitorias (inmigración, incorporación tardía a la lectura, escolarización deficiente…) o permanentes (trastornos del aprendizaje, diversidad funcional, senilidad…).

La lectura fácil es un modo de favorecer la accesibilidad cognitiva. Es decir, que la información sea más fácil de comprender. La lectura fácil beneficia a todas las personas, sobre todo a personas con diversidad funcional intelectual, a personas mayores con deterioro cognitivo y otras personas con dificultades de comprensión.Ejemplo de lectura fácil

La lectura fácil se creó porque el acceso a la lectura y a la información es un derecho y una necesidad social. Porque al leer puedes compartir ideas, pensamientos y experiencias. Porque más del 30% de la población tiene dificultades lectoras.

Lenguaje sencillo o lectura fácil

No debemos confundir el lenguaje sencillo y claro con el lenguaje infantil o demasiado coloquial. La información debe ser clara y estar bien estructurada. Como hemos dicho antes, los textos de lectura fácil no solo están pensados para personas con diversidad funcional intelectual, sino también a personas con baja formación cultural o problemas de tipo social. También viene bien a inmigrantes o personas con dificultar de lenguaje.

Cómo se hace la lectura fácil

La lectura fácil tiene dos fases principales: la adaptación y la validación. Con la primera fase tratamos de redactar o adaptar un documento siguiendo unas pautas concretas. Con la segunda fase nos aseguramos de que el texto se comprende. Además, cuando se trata de un texto complicado, por ejemplo científico o legal, también suele haber una validación por una persona experta: una abogada, un científico, una bióloga…

Las principales pautas de la lectura fácil son:

Usar frases cortas.

Evitar frases en negativa.

Usar los menos números posibles. Si se ponen, mejor en número que en letra.

No usar metáforas o comparaciones que puedan crear confusiones.

Encadenar una frase con otra para que la persona pueda seguir el hilo de la información.

Incluir imágenes o pictogramas.

Resumiendo

La lectura fácil se ha creado para que un amplio grupo de personas con dificultad de comprensión, por diferentes motivos, tenga la oportunidad de acceder a información que podría serles de interés, o no.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.