sensualidad y diversidad funcionalEste martes, 20 de noviembre, ha tenido lugar en la Fundación del Lesionado Medular, por cortesía de Aspaym-Madrid, un taller sobre sexualidad impartido por Gaspar P. Tomás Díaz. Era el segundo taller, después del que dio Carlos de la Cruz el pasado 11 de octubre. En este, Gaspar habló sobre cómo se forma el deseo en la sexualidad, sobre cómo funciona químicamente el cerebro y sobre cómo está condicionada nuestra sexualidad por culpa del entorno donde hemos crecido.

El deseo en la sexualidad y la diversidad funcional

Gaspar habló sobre cómo funciona el deseo sexual, cómo lo vivimos y cómo se construye en nuestra cabeza. Según el sexólogo, cada persona tiene en su cerebro una especie de comité de valoración de estímulos. Estos pueden ser activadores o inhibidores. Todo depende de la sociedad donde hayamos crecido cada persona. Es decir, nuestros pensamientos están influidos por los anuncios, la TV, internet, la radio…

Esto también nos condiciona el cómo vemos la sexualidad. El entorno en que vivimos hace que desde pequeños nos enseñen qué es lo normal. Qué está bien y qué está mal. Por este motivo Gaspar nos contó que en este sentido tenemos mucho que aprender de las personas con diversidad funcional intelectual. Estas personas están menos “contaminadas” por lo que les dice contantemente la sociedad sobre lo que está bien o lo que está mal.

Por lo tanto, debemos reconstruir nuestra sexualidad desde cero. Debemos intentar olvidar todas las señales que nos bombardean constantemente y hacer lo que nosotros realmente deseamos, sin pensar si está bien visto o no.

En el taller también se comentó lo importante que es la comunicación entre la pareja para disfrutar más de su sexualidad. Debemos preguntar a la otra persona qué quiere que le hagas, con qué disfrutaría él/ella. Para ello, algo básico es pensar que tu final es lo importante no lo que está considerado como “normal”.

Resumiendo

El objetivo final de la sexualidad es disfrutarla al máximo, sin forzar a nadie, sean cuales sean tus gustos. No quiere decir que lo que le guste a una minoría sea peor que lo que elige la mayoría. Para llegar a saber lo que realmente te gusta debes cuestionarte todo.

En muchos aspectos de la vida, entre ellos en el mundo de la sexualidad, debemos aprender de las personas con diversidad funcional intelectual. Sus ideas no están influenciadas por la sociedad que les rodea.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.