Día Mundial de la PoliomielitisHoy es el Día Mundial de la Poliomielitis. Cada 24 de octubre se llevan a cabo actos en muchas partes del mundo para dar a conocer más datos sobre esta enfermedad.  Afortunadamente, hoy en día ya existe una vacuna contra esta enfermedad. No obstante, sigue habiendo muchas personas que la padecen.

Qué es la poliomielitis y cómo se contagia

La poliomielitis es causada por un virus llamado poliovirus. Este puede atacar el sistema nervioso y destruir las células nerviosas encargadas del control de los músculos. Se puede transmitir por contacto directo de persona a persona, por contacto con heces infectadas o por contacto con mucosas (moco, flema). En este último caso, el virus entra por la nariz o la boca y se multiplica en la garganta, donde pasa al intestino y de ahí al sistema linfático y a la sangre. El periodo medio de incubación va entre una o dos semanas.

Hay cuatro tipos de poliomielitis

  • La forma paralítica, que es la más grave (0,1%-1% de los casos). Aparece irritación meníngea y luego parálisis fláccida.
  • La poliomielitis abortiva (4-8 por cien de los casos). Es una enfermedad menor, con fiebre y decaimiento pero sin síntomas neurológicos. Se puede manifestar de tres maneras diferentes: a nivel respiratorio (dolor al tragar); a nivel gastrointestinal (náuseas, vómitos, dolor abdominal y estreñimiento); por último, una forma similar a la gripe.
  • La meningitis aséptica, en la que los síntomas son fiebre, cefalea, náuseas y dolor abdominal. Después de 1-2 días los pacientes presentan irritación meníngea y debilidad muscular. Estos síntomas normalmente son transitorios o leves. Aun así, a veces puede llegar a la parálisis.
  • La infección asintomática, que es la más frecuente (90-95 por cien de los casos). En ellos no aparecen síntomas, o son mínimos.

Los síntomas de la poliomielitis pueden ser muy diferentes, dependiendo del tipo de poliomielitis que se tenga y la severidad de la misma. Por ello, lo más conveniente es consultar al especialista bajo la mínima sospecha.

¿Cuándo se debe consultar al especialista?

  • Cuando se haya tenido contacto directo con alguna persona que tiene la enfermedad y no se está vacunado.
  • Antes de vacunar a su hijo.
  • Cuando se tengan síntomas de poliomielitis.

Tratamientos  para la poliomielitis

Hoy en día existe una vacuna contra la poliomielitis que es efectiva en casi la totalidad de los casos.

Para las personas infectadas existen tratamientos que sólo servirán para aliviar los síntomas del paciente y mejorar su calidad de vida. Entre estos tratamientos podemos destacar:

  • Medicamentos para tratar las infecciones urinarias y las retenciones renales.
  • Analgésicos y antiinflamatorios para aliviar el dolor de cabeza,  muscular, etc.
  • Calor en seco para aliviar los dolores articulares.
  • Fisioterapia y ayudas ortopédicas para mejorar la funcionalidad del individuo.

Afortunadamente, gracias a los avances de la medicina, las personas afectadas de polio disfrutan de una mejor calidad de vida que en épocas pasadas. Sin embargo, el porcentaje de casos en los que se desarrolla una discapacidad notoria es bastante considerable.

Resumiendo

Los mayores factores de riesgo para contraer la poliomielitis son el no estar vacunados contra ella o el viajar a un sitio donde haya una gran tasa de la enfermedad. Por ello, para prevenir la polio es suficiente con  una simple vacuna. Prevenir es siempre mejor que curar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.